Eres el lector número:

Facebook

miércoles, 9 de marzo de 2016

Cien años de Soledad

El clásico "Cien años de soledad" de la pluma de Gabriel García, es un libro que lejos de contarnos la vida de un personaje, nos da detalles de todo un linaje, esta obra nos habla de la familia "Buendía" y a través de ellos nos enseña la historia de Macondo, el lugar en dónde todo ocurre. Un pueblo que solo existe dentro de los escritos de Gabo y la imaginación de sus lectores.

Maconodo y su gente son un tanto extraños, ocurren cosas de naturaleza desconcertante, pero que uno aprende a ver como algo "normal" dentro de lo que cabe.

Cada personaje desarrollado es complejo a su manera, los vamos conociendo prácticamente desde su nacimiento hasta su muerte. Y a lo largo de la historia nos vamos enterando de un sin fin de cosas sobre los habitantes del pueblo, esto por qué hay personas que se mezclan en la vida de la familia Buendía, y pasan a ocupar lugares importantes dentro de la trama.

Cien años de soledad me costó mucho trabajo al principio, no por qué no lo pudiera entender, si no por qué me aburría mucho de lo lento que era, pero luego (no me di cuenta cuando) las cosas cambiaron y las historias individuales pasaban tan rápido que la historia se iba leyéndo sola y me iba dejando con ganas de más, pero a pesar de que todo iba avanzando era como si por Maconodo no pasará el tiempo, incluso Ursula, uno de los personajes principales, comenta que en Maconodo parece que el tiempo está regresando, es decir, experimenta una especie de Deja vuh, al ver que sus hijos y nietos repiten los mismos patrones de comportamiento a lo largo de las generaciones. Y después de tanto, ella parece no envejecer y no sentir el correr de los años, pero sólo en perspectiva suya.

Como comenté, la trama es sobre todos los desendientes de Jose Arcadio Buendía, los cuales tienen nombres muy parecidos o que se repiten varias veces, por lo tanto para algunas personas resulta difícil de comprender, y se apoyan en árboles genealógicos que les facilitan la lectura, sin embargo el secreto está en situar el pensamiento más en las épocas y menos en los personajes, así entenderemos más fácil si se trata de un hijo, primer nieto, segundo, sobrino etc... y no será tan revuelto. El libro demanda un poco de atención pues si lo lees por encima es bien seguro que te perderás.

Mis tramas favoritas son por mucho las de Remedios la Bella y las de Rebeca, desde que Rebeca llegó a Maconodo me interese aún más por la lectura y por tratar de comprender a la niña y más tarde a la anciana. Sin embargo pese a que mi interés por el libro se multiplicó de manera exponencial una vez leída la primera mitad, no creó que llegue nunca a terminarlo, no por falta de interés, si no por qué estoy frente a una de las historias a las que simplemente no puedo ponerle fin. Hay muchos textos que no he terminado por el simple hecho que hay círculos que no quiero cerrar, sonará extraño pero por el momento hay historias que no puedo concluir, y Cien Años de Soledad ha pasado a convertirse en una de ellas.

Gabo lleno a sus personajes de una psicología compleja, es necesario analizar su naturaleza para entender las razones de sus actos, y darle un enfoque más realista a lo que sé lee dentro de ese mundo de ficción.


REGALANOS TU LIKE

COLABORA