Eres el lector número:

domingo, 20 de septiembre de 2015

La Niebla






Autor: KING, STEPHEN

Editorial: 
De Bolsillo

Año de edición: 2003

Género: Novela negra, intriga, terror

Sinopsis.

El maestro se supera a sí mismo... en aterrar. He aquí una serie de historias -unas, horripilantes en su extravagancia; otras, tan terroríficas que disparan el corazón- que son el producto más acabado de una de las más poderosas imaginaciones de nuestro tiempo. En La niebla, historia inicial del libro, extensa como una novela, un supermercado se convierte en último bastión de la humanidad al invadir la tierra un enemigo inimaginable... En los desvanes hay cosas que conviene dejar tranquilas, cosas como El mono... La más soberbia conductora del mundo le ofrece a un hombre El atajo de la señora Todd, para llegar antes al paraíso... En fin, todo un ramillete de emociones y escalofríos, cuyas flores se abren por la noche...


“La Niebla” es una novela corta de terror, que si bien no llego a asustarme, me mantuvo con la piel de gallina mientras la leía, mi más grande miedo nunca llego, en cierto punto creí que la trama llegaría a ese punto al que temía, pero no lo hizo. Se compone de tres relatos, siendo el primero “La Niebla” el segundo “El mono” y por último, “El atajo de la señora Todd” conviene hablar de cada uno de ellos por separado, por lo tanto este especio será dedicado solamente al primero, los otros dos vendrán después probablemente.






La historia comienza con una tormenta, al día siguiente los daños en el pueblo de Maine, llamado Long Lake son evidentes, nuestro protagonista David, sale al supermercado con su hijo Billy, en compañía de Norton su vecino, dejando sola en casa a su esposa Stef, una densa niebla cubre una parte del lago junto a la casa de David, sin embargo aunque todos reparan en ello, nadie le da la mayor importancia, pensando que es algo relacionado al clima, causado por la anterior tormenta.

Ya en el supermercado, David, Norton y el pequeño Billy se quedan atrapados junto con alrededor de 80 personas más, la causa… la niebla ha llegado hasta el lugar y quienes salen a ella ya no vuelven, el caos y la desesperación se empiezan a propagar mientras pasan las horas, algunos se aventuran a salir pero nunca se les vuelve a ver y sólo queda el recuerdo de sus gritos cuando sus siluetas se pierden en la niebla, mientras tanto la señora Carmody augura el fin del mundo asustando a más de uno, y es silenciada en repetidas ocasiones por la compañía. El grupo se ve menguado por muertes, suicidio, y la separación; los “racionales” quienes no creen la historia de David, Ollie y otros más del grupo sobre lo que vieron llevarse a uno de sus compañeros (no habrá muchos datos para evitar Spoliers) y los que empiezan a tomarle valor a las palabras de la señora Carmody, algunos especulan que los extraños sucesos se deban a que algo salió mal con el “Proyecto Punta de Flecha” uno de esas cosas en las que trabaja el gobierno de las que todos han escuchado pero nadie sabe nada.
Las personas en el supermercado buscarán salir con vida, unos ignorando las palabras textuales de la señora Carmody “Salir es la muerte” y otros recurriendo a medidas un poco más drásticas.

El final del libro es algo abierto y no logra aplacar las ganas de seguir leyendo.

La narrativa esta en primera persona, sin embargo se torna demasiado descriptiva, razón por la cual deje a medias este libro hace aproximadamente tres años, pero este fin de semana me decidí por leerlo debido a la excelente crítica que encontré en las redes sociales, en lo personal odio cuando la descripción es exagerada, sin embargo en esta segunda ocasión que me aventuré a leer “La Niebla” descubrí que este factor no afecta en absoluto a la calidad del libro ni a la historia, por el contrario muchas veces leía párrafos enteros de descripción pero no me importaba, supongo que eso sólo aumentaba el suspenso que sentía de saber si la niebla llegaría a penetrar en el supermercado, o quien sería el siguiente en salir. Les dejo un fragmento del libro para que vean a lo que me refiero.

“Avanzo con paso imperioso hacia el centro del corrillo que se había formado, los pantalones amarillo canario  brillando como con luz propia, el enorme bolso balanceándose junto al paquidérmico muslo. Paseo a su alrededor con arrogancia la mirada de sus ojos negros, penetrantes y agoreros como los de una urraca. Dos guapas chicas de quizás 16 años que lucían blancas blusas de rayón adornadas en la espalda con el nombre de un campamento de excursionistas se apartaron de ella, aprensivas.”

Por lo regular suelo odiar que se pierda un párrafo entero en describir algo tan simple como una mujer caminando por en medio de la multitud mientras escudriña con la mirada a los presentes, sin embargo este libro hace que lejos de importarme esto me adentre más en la problemática, viéndola un poco más real, un poco más desde los ojos de David.

Los personajes son muy completos, y gracias a que David los conoce en su mayoría, puede ser más específico en describir cómo suelen ser las personas del grupo (sólo los más relevantes, no describe a las 80 personas, eso sí sería aburrido) convirtiéndolos así en piezas importantes dentro de la historia y no sólo dejándolos en un grupo de gente reunida ahí dentro al azar.

Puedo decir que lo único que odie de la historia fue el hecho de que callarán de manera violenta a la señora Carmody, si bien estaba asustando a los presentes, pues en principio parecían estupideces y locuras las cosas que decía, creo que no era necesario golpearla, tirarla, arrojarle cosas, e incluso propinarle un golpe en la boca que la dejará sangrante, me daba un poco de furia cada que leía algo así, pues no imaginaba como entre tanta gente no había ni uno solo que defendierá a una mujer mayor, por el contrario, todos parecían aprobar la agresión cómo si eso fuese a solucionar las cosas, creo yo que una persona sensata le hubiera atribuido su actitud a el pánico, la edad o cualquier otra cosa, sin necesidad de recurrir a la violencia.
La última de las agresiones hacia ella si se la tiene un tanto ganada, aunque haya sido algo muy drástico, sin embargo no actuó sola, razón por la que pesa más que toda la rabia se haya descargado en una persona únicamente.

Cómo comenta David, las personas suelen reaccionar de manera diferente ante el peligro, por ejemplo, tenemos a una persona cocinando la cena para todos cómo si eso de alguna manera le fuese a asegurar que todo estará bien, el encargado de la tienda queriendo mantener todo bajo control o bien los que se desquitaron con la señora Carmody…

Lo que más me gusto de la novela en resumidas cuentas fue:

·         Lo completo de los personajes principales.
·         La perspectiva de cada persona tomando una postura diferente ante el caos.
·         El desconcierto de no saber cuál será el siguiente paso que se dará.
·         La intriga de saber exactamente qué fue lo que originó la niebla en primera instancia y luego lo que hay dentro de ella.
·         La forma de abordar el tema sexual, incluso el que se da de manera casual poniéndolo como algo muy natural.
·         Amor de un padre a su hijo.

El final no me gustó para nada, sentí que no debió ser tan abierto, aunque claro, era mejor que un “Y vivieron felices por siempre” con esto no se si el título del libro se debe a la niebla que se formó, o lo poco esclarecido de la conclusión. Sin embargo esta es sólo mi opinión personal, he encontrado con que mucha gente piensa que es un final buenísimo, no he visto la película aún (no me linchen) pero por lo que se, el libro termina de manera diferente, lo cual es una razón más para leerlo y saber qué fue lo que el Maestro nos preparó para dar por terminada la historia… o no.









Stephen King, escritor estadounidense de novelas de terror, cuyo pseudónimo era el de Richard Bachman, nació el 21 de septiembre de 1947.

REGALANOS TU LIKE

COLABORA