Eres el lector número:

jueves, 1 de octubre de 2015

El Ladrón que leía a Spinoza -Reseña-

El ladrón que leía a Spinoza.


Título Original: The Burglar who studied Spinoza.
Primera Edición México: Febrero, 1998
1980, Lawrence Block.
Traducción: Daniel Aguirre Oteiza.
1997, Plaza & Janés Editores, S.A.
Eric Granado, 86-88, 08008 Barcelona.

Sinopsis.



A manos de Bernie Rhodenbarr llega una moneda de valor incalculable. Pase a ser nominalmente de 5 centavos, su rareza <sólo hay en el mundo otras cuatro monedas de la misma serie> la ha convertido en una pieza de coleccionista. Por lo visto, su precio en el mercado numismático s tan alto que justifica incluso el asesinato. Y Bernie, para su desgracia, se interpone entre la moneda y un misterioso coleccionista dispuesto a todo con tal de poseerla.







Resumen:

Bernie es un vendedor de libros usados que disfruta de la buena literatura, su amiga Carolyn atiende a una peluquería para perros, ellos tienen una buena amistad, sin embargo el negocio en el que están no les permite llevar una vida cómoda, por lo tanto se convierten en socios para ultrajar casas.
Bernie adquirió la librería porque quería retirarse del robo, pero pronto descubrió que no era una buena inversión.
Carolyn por su parte escucha conversaciones o datos que suelen dar sus clientes sin darse cuenta para aprovecharse de la situación, y es así cómo se enteran que la familia “Colcannon” estará fuera por una noche para aparear a su mascota “Astrid”. Carolyn por su parte sabe que los Colcannon son una pareja sin hijos bien acomodada de la que pueden obtener muchos objetos de valor de manera fácil. Todo esto se lo comenta a Bernie y preparan su ataque.
Todo parece marchar bien, sin embargo al llegar al lugar se enteran que no son los únicos ladrones que entraron esa misma noche en la casa, para cuando ellos llegaron ya se habían llevado casi todo, sin embargo dejaron una cosa intacta, “la caja fuerte” y será aquí cuando Bernie utilice sus habilidades para abrirla y descubrir la Nickel-V, pensando que dieron un golpe de suerte la pareja de ladrones se dispone ahora a vender su moneda sin darse cuenta de todos los problemas que les esperan a la mañana siguiente.

Mi opinión:

Esta es la primer novela que leo de este autor, para cuando la termine me di cuenta que hay todo una saga sobre Bernie, lo cual me pareció muy interesante, uno no necesita leerlos en orden ni nada de eso, sólo disfrutar el ejemplar que tengas en tus manos.

Lawrence sabe cómo robar la atención y mantener el suspenso, pero al mismo tiempo agregar una pizca de humor que le da más ligereza a la historia, me mantuvo en suspenso al principio y en gran parte del desenlace, pero ya muy acercado el final intuí lo que estaba pasando, adiviné con acierto quien era el autor de los crímenes y me causo mucha satisfacción la retórica en la que te envuelves por averiguar quién es el asesino, lejos de parecer aburrido que uno pueda (no en todos los casos) adivinar el final  esto lo hace aún más emocionante, sin embargo Block no se conforma con cerrar esta trama, sino que de una manera inesperada abre otra totalmente inesperada.

Posible Spoiler: Me encantaría un relato corto sobre este trama inesperada sobre Carolyn.


Recientemente adquirí “El ladrón que no quería robar” y ya lo tengo agregado a la lista de espera. Me sorprende que con tantos títulos que este autor tiene yo nunca haya escuchado sobre él, pero nunca es tarde para ponerse al corriente. Ojalá esta lectura sea de su agrado y lo disfruten tanto como yo.

Sobre el autor:





Lawrence Block, nacido en 1938, es uno de los maestros de la novela negra. Autor de más de cuarenta libros, ha recibido los principales galardones del género. Block fue nombrado Gran Maestro por la Asociación de Escritores de Misterio estadounidense en 1993. Suele acompañar sus novelas de un toque de humor bastante apropiado para la ocasión que desarrolla.


Novelas de la Saga de Bernie Rhodenbarr
·         Los ladrones no pueden elegir.
·         El ladrón en el armario,
·         El ladrón que citaba a Kipling
·         El ladrón que leía a Spinoza.
·         El ladrón que pintaba como Mondrian.
·         El Ladrón que comerciaba Ted Williams .
·         El ladrón del que se creía Bogart .
·         El Ladrón en la Biblioteca.
·         El Ladrón en el centeno.
·         El Ladrón en el vagabundeo.
·         El ladrón que no quería robar.


REGALANOS TU LIKE

COLABORA